Cómo colocar tu vinilo en la pared.

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que la superficie donde vayamos a pegar el vinilo se encuentre limpia de polvo y grasa, y que se encuentre en buen estado.

El vinilo consta de tres capas: 

1.- El papel protector trasero (es un papel no adhesivo dónde se adhieren las otras dos capas)

2.- El vinilo decorativo.

3.- El transportador o adhesivo delantero. Éste nos servirá para colocar el vinilo sobre la pared y después retirarlo cuidadosamente.

Bueno, pues ya sabemos el nombre de cada cosa, ahora... manos a la obra!

1.- Antes de nada, frotaremos el conjunto sobre una superficie plana con un trapo para que gane adherencia.

2.- Sin despegar nada, lo plantearemos en la pared hasta que encontremos el lugar y la posición deseada. Cuando ya lo tengamos, lo fijaremos con dos trocitos de cinta de papel (o carrocero) a la pared, uno en el centro arriba y otro abajo (dependerá del tamaño, pero esto es para poder acceder a la parte de atrás del vinilo)

3.- Retiraremos el papel protector de una de las mitades, cuidando de que el vinilo se mantenga adherido al transportador

4.- Vamos presionando con un trapo el vinilo sobre la superficie a pegar, siempre de dentro hacia afuera para evitar burbujas.

5.- Retiramos la otra mitad del papel protector y terminamos de pegar a la pared.

6.- una vez terminado de pegar el conjunto, retiramos con cuidado el transportador y repasamos el vinilo con un trapo para que quede bien pegado a la superfice.

y ya está!